Finalidad social

Finalidad social: el ocio como vehículo para la integración

Grandalla nació con el objetivo de fomentar la autonomia, la inclusión social plena y la mejora de la calidad de vida de personas tanto jóvenes como adultas con discapacidad intelectual y/o del desarrollo (DID) a partir de la promoción, organización, gestión y realización de servicio de ocio de diferentes tipos: deporte, educación, cultura… y otros que se valoren convenientes.

El ocio es una experiencia integral para cualquier persona y un derecho humano fundamental reconocido jurídicamente por diversas legislaciones. Según la Declaración Universal de Derechos Humanos (artículo 24): “Toda persona tiene derecho a su descanso, a disfrutar de su tiempo libre, con una limitación razonable de su jornada de trabajo y vacaciones periódicas pagadas”. Por su lado, la Constitución Española en el artículo 43.3 establece que “Los poderes públicos facilitaran la adecuada utilización del ocio”. Finalmente, la Convención sobre las personas con discapacidad de las Naciones Unidas establece en su artículo 30 el derecho de las personas con discapacidad a participar en la vida cultural y recreativa igual que las otras personas.

En este sentido entendemos que el ocio tiene un sentido igualitario del cual no se puede prescindir y que todo el mundo tiene que tener la oportunidad y la capacidad de disfrutarlo, y, además, de hacerlo creativamente. Concretamos nuestro concepte de ocio en los siguientes puntos:

  • Entendemos el ocio como marco fundamental del desarrollo y crecimiento integral de las personas.

  • Consideramos el ocio des de una perspectiva multidimensional, ya que afecta a diversos ámbitos: terapéutico, rehabilitador, preventivo… pero, sobretodo, sitúa el ocio como fin en si mismo.

  • Potenciamos todas las actividades que tengan com objetivo la plena participación y modificamos aquellas que fomenten el aislamiento.

  • Implicamos a las propias personas con DID como párticipes activas ya que ellos son los mejores conocedores de sus necesidades.

  • Implicamos a la sociedad y a su conjunto en un proceso de integración de este colectivo.

Desde Grandalla consideramos el derecho al ocio fundamental y, en el caso de las personas con discapacidad intelectual, imprescindible ya que constituye un medio para su inclusión en la sociedad. El ocio hace que la persona con discapacidad intelectual se muestre más receptiva y sin ningún tipo de presión, por lo que puede desarrollar mejor sus habilidades sociales y su autonomia personal. El ocio les permite, además, desarrollarse y crecer como personas.

Por todo lo expuesto, en Grandalla defendemos que ni la discapacidad ni la falta de recursos pueden constituir un impedimento que suponga, en la práctica, impedir disfrutar del derecho al ocio, hecho que incluye el derecho a la cultura, el deporte, a la recreación y el turismo, todos ellos fundamentales para el desarrollo de la persona.

Translate »